domingo, 9 de octubre de 2016

POEMAS DE EWA LIPSKA

Resultado de imagen para EWA LIPSKA
 (8 de octubre de 1945 (edad 71), Cracovia, Polonia)

Durante las fiestas


Durante las fiestas por fin se puede
apagar el teléfono.
Si nace Dios
llamará la vecina.

Veo Casablanca
con el mismo apetito
de disgresión
de siempre.

Jugueteo con la soledad.
Me acompaña la leche caliente con miel.
Mi sexto dedo de la mano
teclea las letras.

No escribiré nada más.
La continuación de la noche
es intocable.


Él era así


Él era así
en el momento de su muerte
tampoco despertó a los de casa.
Se levantó de la cama
y con los zapatos en la mano
de puntillas
se fue al otro mundo.

Incluso sus propios pies
se apartaron discretamente de su camino.


Aquí trabajo, en el este de Europa

En compañía de perros. Pequeños y desgarbados.

De gente triste o ebria.

O trágica como en August Strindberg.

Sobre el escritorio la lata de un poema.

Un guante. Unas cartas. En la ventana tinta.

En medio de la estancia una butaca

de la tumba de Tut-Ank- Ammon.

El papel aún respira

aunque con dificultad. Con nitroglicerina.

Mi tiempo. Mi cuerpo. Mi vida.

Todo es de un sólo uso

como un vestido de papel o una servilleta.

Lo único seguro es una sombra en el rincón de la habitación.

Un taxi negro

que desde hace años se va haciendo más grande.


Cuidado con el escalón

Ustedes

que me escriben cartas

arqueros desvergonzadamente jóvenes

que tensan los músculos de las palabras

¿ven la perfecta coreografía del vacío?

Y cuando ese espacio ya

les entre en la sangre.

Y cuando esa planicie

lisa como una rebanada de hielo

les entre en la sangre.

Y cuando esa facilidad de la vida

les entre en la sangre.

Cuidado con el escalón

Habrá un violento cambio de dirección.

Y cuando alcancen la meta

sólo seguirá caminando

la dirección.


La naranja de Newton: el origen


Nosotros somos en este preciso instante.

Yacemos sobre un fuego blanco
merced a un amor de repuesto.

Andamos a la caza de una continuación.

Cerca, retumba la lavadora
de los tenores wagnerianos.
Se arremolina el coro de la espuma.

Durante el prelavado,
blancos calcetines angelicales.

Sedas nebulosas de la ropa blanca.
Hechos tejidos en lino.

Intrigan las ambiciosas energías del sol.
Los ahorrativos molinos de Don Quijote.
Los amorosos reactores nucleares.

Por parte de madre, nuestro país
pertenece al Este.

Sobre las llanuras, el áspero
paño de los uniformes.
Un salón en la periferia.

Por parte de padre, a Europa
y al pacto cosmético.
Planchado de arrugas.

Nos hallamos a la altura de Sócrates.
Cruzamos a nado en pos de Ajmátova.

Nos dejan atrás los esquiadores
de la glacial pieza en un sólo acto.

El contrabajo pulsa con fuerza su cuerda.
Acomete un tono tierno.

Ellos ya fueron.
Nosotros somos en este preciso instante.
Vosotros apenas si estáis empezando a ser.

Dios paga el mal desde un cajero automático.

Se balancea la naranja de Newton.
De sabor ligeramente agrio.

DE MALA GANA


Y si me muriera de verdad: no pasaría nada.
Se reuniría la familia con banderas negras.
Puede que incluso y durante un momento el llanto les brotara.
El sol se iría como de costumbre. Y los niños moviendo las piernas
se sentarían muy alto en las nubes.
Nadie interrumpiría los timbres las citas los teléfonos
la elección de un nuevo Napoleón de un nuevo Chagall
de un nuevo sombrero de verano. Y la vieja
Biblia seguirá siendo vieja.

Te sentarías un momento
abrirías los brazos de par en par
y mirarías mirarías mirarías.
Sólo durante un momento. No más.

Por eso
muero de mala gana.


La idea es 

saber 
o de la boca llevar a cabo todavía 
palabras palabras palabras 
o simplemente una fuente de piedra 
que se desliza la hoja.



Algo debe haber pasado

yo 
huertos maduros para recoger las manzanas. 
Algo debe haber sucedido. 
Los descendientes de la especie miraron la práctica con cuidado. 

El día y la noche casado 
pronto se convirtió en mi familia. 
Y toda la familia césped maleza. 
No wyplewione gestos. 
Alguien insta a los clones arcos difusión 
- Hasta que la risa. 
La risa en un premio. 
Su peso en oro 
Estoy totalmente en blanco. 

Los árboles están esperando pozapinane alta en el cuello. 
Streaming cerrando la puerta. Sopa quemada por streaming. 
En una risa plato vacío vacío. 
¿Quién de ellos 
¿Quién va a sobrevivir. 
Voy de un día para el segundo día. 
Voy de vez en cuando 
siempre a tiempo. 
Con cuidado. Por coincidencia no ir mal. 
Incluso me quería caer 
y esperar - mentira - en el momento en que fue más allá: 
nada. además 
del día siguiente. 
A partir de las creencias de tierra. En la geometría de tiempo. 
Con el conocimiento legible. Con un exceso de 
dimensión. 

II 
Desde mi casa se han ido todas las puertas. 
En mi casa, estaba el Lares y Penatów 
o armarios con máscaras de cera de los antepasados. 
Por mi casa fue sometido a un ángel. Todos los pecados del pasado. 
Desde mi casa hice frente a la lluvia. 
En mi casa, he intentado hacer crecer una cara. 
Todo era anormal. Habían pensado y escalofríos. 
A partir de marcos de ventanas nadpsutych hasta después del Padre Nuestro. 

En mi casa no había nadie. Todos lo son. 
Se sentaron tan baja que no se veían. 
O tan fuerte rugido. Tupali. Ellos están gritando. 
Ellos pusieron los potes. las cabezas se volvieron hacia atrás 
Le duele y se durmió ya preparados 
- Narrado en la mesa. Todo el mundo sabía de antemano 
que pensar más. ¿Quién va a matar la vida 
- privado 
- política 
- Apocalíptico. 

III 
En mi casa se ve hoy en día no se explica 
sin embargo. seco 
continuamente un valor 
solo y aturdido como farolas. 
Nadie en mi casa no cree nadie. 
Incluso la silla se aleja de sus piernas. 
A veces salgo tan violentamente 
que estamos en posición de firmes. 
Ollas y platos hijos 
tienen un montón de diversión. 
Ojos en atención como dos botones grandes. 
Los niños juegan botones. botones verdes rojas. 
Me río. Se ríen. se ríen 
con inesperado juego. 
Y entonces no hay botones. Y a continuación, los botones son lágrimas. 
Y los niños lloran y lloran. Y la casa en sí refuta la noche. 
Y nuevos nuevos vientos ... 

Entonces yo me vaya tranquilamente en el lado opuesto.



miedo

Estoy inquieto. Tengo miedo de una mujer 
quien ha estado muerto durante siete horas. 
¿Qué va a continuar? 
Temo por su hijo que las personas mayores 
durante siete horas 
rozpłakało voz alta de vidrio. 
Temo por nuestra edad 
desarrollado más de un siglo. 
Durante esos siete horas para matar 
millones de desastres. Pozatapiały río. 
Había nubes de lluvia jirones. batallas 
que tuvo lugar hace unos pocos siglos 
Ellos regresaron a sus asientos. de buena gana 
Volaron en un nuevo campo de batalla. 
Miles de millones de los derechos establecidos. cuatrillones 
leyes. la cuarentena 
cerrado dos sospechosos: 
Adán y Eva. 
(Dios lo ve todo 
sentado en la cocina 
y girando espaguetis en un tenedor) 

testigo ocular 
pérdida de visión universal 
Estoy ansioso 
de mi mundo. pero él 
en colores detonacjach 
sin preocupaciones como cómico 
estragos en los parques de atracciones. explotar caliente 
músculos continentes. La quema de los glaciares. 

Pero aún así - la poesía. un poco de poesía 
Se las arreglaron para escapar. 
¿Qué va a continuar?



No hay comentarios. :

Publicar un comentario